miércoles, 16 de mayo de 2018


         
                                  
DESPERTAR     
                                                 
                                                      Montado en potro oscuro, casi en pelo,
                                           bajaste por la loma iluminada,
                                                     erguido como un junco bajo el cielo.

Fue una vez, en la cumbre de un verano,
que apareciste, casi de la nada,
y embelleciste mi paisaje humano.
Sonreímos los dos con la mirada,

con una intensidad inaugurada
en el candor del corazón temprano.
Sólo los ojos y tu mano alzada
quedaron como herencia de un verano

que nunca  olvidaré; porque ese encuentro,
tan fugaz, me cambió toda la vida:
tan solo con mirarte desde el centro

de mi sangre, mis huesos, todo el ser,
abiertos bajo el sol, cual una herida,
aprendí para siempre a ser mujer.

TUKY CARBONI

Foto: Colonia del Sacramento,
Rep. O. del Uruguay



PALACIO SAN JOSÉ

Sigue siendo irreal: un espejismo
que atravesó los mares y la historia,
un perenne artificio, la ilusoria
visión de un General; el egoísmo
o la compleja vanidad de un hombre
que concibió el espléndido escenario
para la eternidad y el temerario
puñal de la traición sobre su nombre.
Nada es real: ni el lago, ni la alfombra
de rosas que a Sarmiento recibiera,
ni la sala de espejos, ni la sombra
de un fugaz centinela de ceniza;
sólo una cosa, acaso, es verdadera:
una mancha de sangre: la de Urquiza.


JUAN MANUEL ALFARO
Poeta entrerriano

Foto: Catedral de C. del Uruguay
donde se encuentran los restos del
Gral Justo José de Urquiza



AQUEL OTOÑO



Aquel otoño Paraná tenías

la quietud de los pájaros cautivos

las calles con desiertas cabelleras

pedían compasión para el olvido.

Aquel otoño Paraná perdías

las hojas desvalidas de mis sueños

en la llovizna gris de los recuerdos

escondidas en el zaguán de algún invierno.

Aquel otoño Paraná tu eras

la infancia azul, el cuarto del abuelo

la mojada calleja de otros tiempos

perdida en aquel barrio que no vuelve.

Aquel otoño Paraná tu eras

la novia ausente, la canción de cuna

la barra de muchachos que se fueron

y el circular destino que me espera.


EISE OSMAN

Foto: Parque Urquiza
Paraná, Entre Ríos



LA SIESTA PERDIDA

Llueve.
Sobre el vaivén de los helechos, llueve.
Detrás de los visillos suspirados,
se hace mirada larga
el alma de la siesta.
En el súbito mar de las cunetas,
a bordo de un milagro de papel,
parte la infancia.

ABEL EDGARDO SCHALLER
Vocal Titular
SADE Secc. Entre Ríos
Filial Paraná y zona de influencia
2017-2019

Foto: San Bernardo - Buenos Aires


EVA

Soy Eva de las lluvias y neblinas
estrella del  jardín púrpura en mano.
Registro sin perdón y no el profano
no me quiso desnuda y ambarina.

Inútiles las hojas de la parra.
¿Es tan mala la sierpe que seduce
si quise conocer y ampliar las  luces
distinguir mal y bien sin las amarras?

La hoja de la espada da mil vueltas
cae la sangre. Historia escrita. Fin.
Silente, luego,  a  luz di a Caín:

bíblico en la crueldad de  reyertas.
No separé de Abel en la huerta
al  fugitivo que llamaron ruin.

GUILLERMINA BRASSEUR
Secretaria de Actas
SADE Filial Paraná y zona de Influencia.
Comisión Directiva
2017-2019

Foto: Montevideo, Rep. O. del Uruguay


ESPALDA

Vas a mencionar sus manos
Evocar sus labios.
Sus ojos, la mirada…
Vas a creer que el mundo
encuentra su vértice sublime
en las terminales de sus piernas.
Evocarás las trilladas
“lunas de sus pechos”.
Vendrás a contar 
la tremenda vocación
de amarre de sus brazos.
Pero…,
¿y la espalda,
esa vertebrada
magnitud
esperando siempre
la siembra de caricias?
La espalda
es el territorio
más vasto y mágico
del amor.
Allí naufragan
todas las naves
de las letras.
Sólo queda el silencio
dactilar,
la palma deleitada,
y el asombro
boca abajo
de la mujer
acariciada.


RODOLFO NASTA

Foto: Punta del Este
Rep. O. del Uruguay




MI VIAJE

Navego el mar de la utopía
Para abordar la isla del tesoro
No voy detrás de joyas ni de oro
Yo busco una noble fantasía
Y el sueño de ese rol es irreal
Para ser feliz aunque los vientos
Pues Mi barca es puro sentimiento
Y mi alma es timonel y capitán
Yo sé que es muy pequeño mi equipaje
Y sé que ese tesoro nadie alcanza
Pero sonrío con mi mapa de esperanza
Y soy feliz tan solo con el viaje
Yo sé que es tan solo una utopía
Y se que me sostiene una esperanza
Pero eso a mi alma ya le alcanza
Porque es una flor en mi poesía.


VICTOR ACOSTA
Vocal Titular - C. Directiva
SADE Filial Paraná
2017-2019

Foto: Colón, Entre Ríos